martes, 12 de diciembre de 2017



JUEGOS EXÓTICOS


Ricardo no fue mi amigo predilecto porque él no quería, pero a mí me hubiese gustado que me invitara a su casa.
Siempre volvía sin irse. Cualquier día de la semana se reunía con los niños de la cuadra vestido de una manera extraña. Nos decía que vestía así porque acababa de llegar de África o de la India. Nos contaba historias replicando la cara de asombro que le habrían provocado aquellos lugares. Nunca le creíamos y él se enojaba sin ponerse furioso. Pero había algo que sí nos convencía. Cuando parecía que no podría convencernos, decía: “Los niños de allá juegan a algo que ustedes no conocen”. Esta intriga no fallaba. El hecho es que nos daba ideas divertidas que no imagino de dónde las sacaba.

viernes, 3 de noviembre de 2017



ORIGEN

(Micro historia sin levantar el lápiz)

Un muchacho volvía de su viernes licencioso. Caminaba por la misma vereda angosta de siempre, cuando desde una puerta asomó el mango de una escoba que le impedía seguir caminando. Se detuvo y luego de unos segundos apareció la cara de una muchacha despeinada que le dijo: “Te conozco y quiero que me hagas un pibe”.

Mi mamá fue siempre así para todo.

sábado, 2 de enero de 2016

Yolanda es Tierra Santa




Braulio fue un niño obediente, apegado al cine, a la lectura, que nunca aprendió a bailar. Tampoco aprendió a nadar, pero no lo necesitaba: donde él vivía solo había un arroyo de escasa profundidad.
Desde el liceo se destacó por tener calificaciones altas y se desvivía por ayudar a Mariana, la jovencita muy corta de vista que lo enamoró desde que fueron compañeros en la escuela.
Era simpática con todos, bailaba como ninguna y Braulio estaba desesperado. Probablemente ella nunca le pidió ayuda en los estudios porque temía generar expectativas sin futuro.
Cuando tuvieron 18 años, ella presentó a su novio. Un hombre quizá de 30, antipático, mal deportista, mal bailarín, pero con un auto enorme y lujoso que le complementaba todos los atractivos varoniles que pudieran faltarle.
La mente de Braulio comenzó a complicarse. La obsesión por Mariana lo atormentaba más y más. El cura trataba de calmarlo pero el muchacho empeoraba. Hizo un intento de estudiar en el seminario, pero a los seis meses volvió convencido de que solo quería endiosar a Mariana, verla aunque fuera una vez por semana, en la misa de los domingos.
El deseo por la muchacha no era un deseo carnal. Braulio no se masturbaba pero cuando la veía la boca se le llenaba de saliva. Tenía que tragarla continuamente. A veces se le humedecían la comisura de los labios.
Estas alteraciones corporales lo preocuparon. Se asustó en cierta ocasión en que, mirándola de atrás, vio cómo los pies de la mujer se despegaban levemente del suelo. El corazón saltó en su pecho. Sintió que todo el cuerpo latía. Necesitó tragar saliva más velozmente.
En una de sus lecturas descubrió la existencia de Jerusalén, esa ciudad que el cristianismo, el judaísmo y el islam consideran Tierra Santa. A partir de entonces Braulio sintió que Doña Yolanda, la madre de Mariana, se convirtió en objeto de idolatría.
El muchacho, no sé bien si en su cabales o estando un poco loco, comenzó a pensar que el deseo místico que sentía hacia la figura de Mariana solo podía tener un cierto alivio adorando el cuerpo de Yolanda.
La anciana de 81 años notó que Braulio, aquel hombre de 53, como su hija, había empezado a mirarla de una forma extraña. Él no sabía qué hacer porque deseaba besar el cuerpo sagrado que había gestado y parido a Mariana, pero con un destello de lucidez comprendía que la mujer nunca admitiría sus pretensiones místicas.
Sus sentimientos lo impulsaron a buscar encuentros con Doña Yolanda. Durante interminables horas ella pensaba en él, pensaba en el miedo que le inspiraba, matizado por curiosidad y alguna fantasía erótica que se reinstaló en su mente después de varias décadas de rigurosa viudez.
Una mañana de domingo se sintió sorprendida por el deseo irrefrenable de afeitarse el vello púbico. Las manos le temblaban. No se explicaba esa tarea tan ilógica, pero sentía placer al ver que ya no tenía presente la ancianidad canosa en su vagina calva.
Acá se interrumpe la cronología de mi relato porque no pude saber cómo Braulio y Yolanda intercambiaron alguna mirada elocuente durante la misa de aquella misma mañana.
Solo sé que existió la ocasión en la que ella comprendió el furor místico que inspiraba su cuerpo. Permitió que el adorador de Mariana besara con pasión el vientre que anidó a la muchacha y que también besara la vagina por la que nació.
La pasividad respetuosa de Doña Yolanda se interrumpió en el tercer encuentro. Aun así,  mientras sentía sensaciones voluptuosas casi olvidadas, prefirió no involucrar al religioso laico quien no paraba de besarle el vientre y la vagina.
Braulio aceptó que la anciana lo invitara, con un delicado gesto, a lamer los senos descarnados: ellos también merecían ser objeto de adoración mística porque habían alimentado a Mariana.
Sin embargo, una erección inesperada desplazo la pasión espiritual y llenó la vagina intensamente lubricada.
...