viernes, 22 de junio de 2018

HIPÓTESIS CRUEL



La Naturaleza regula con sutileza la población de las especies para mantenerlas en un nivel sustentable. Como quizá ya somos demasiados  humanos, la homosexualidad es mejor tolerada gracias a que no es reproductiva, varios pueblos despenalizan el aborto, sentimos que los rapiñeros se convierten en homicidas con mayor frecuencia, muchos buenos ciudadanos proponen la pena de muerte, sentimos que la vida humana cada vez vale menos.

Si esta HIPÓTESIS CRUEL fuera cierta, ¿qué podemos hacer? Creo que debemos proteger nuestra vida con más cuidado que antes y no delegar ese cuidado en otros que también están en peligro.  

Tiempo para cuidarnos más tenemos porque la tecnología nos ha liberado de varias ocupaciones.

jueves, 21 de junio de 2018

PENA DE MUERTE




Hace unos días publiqué el siguiente texto:
La Naturaleza, con su plan tan cibernético como la cisterna del water cloth, actúa frenando la reproducción humana (porque por ahora somos demasiados). Por eso los norteamericanos eligieron a un anciano que no podrá tener más hijos y los franceses eligieron a una primera dama que tampoco los podrá tener. “La Naturaleza es sabia”.

Ahora agrego:

En consonancia con este supuesto PLAN NATURAL, las personas que piden “pena de muerte para los homicidas” también responden a un plan natural porque no sólo estamos ante la muerte de un ejemplar (la víctima) sino que le agregamos otra (el victimario).

Estoy de acuerdo con usted: es difícil aceptar estas hipótesis.

miércoles, 20 de junio de 2018

APUESTA PERDIDA

En el Titanic viajamos muchos niños. Después del segundo día de navegación ya conocíamos todos los rincones y empezamos a aburrirnos. A una niña de mi edad le aposté la casa de mis padres a que ese buque no se hundía. Por supuesto que perdí, pero no la encontré para pagarle. Creo que se ahogó. Yo también morí, pero de frío.

POR QUÉ NO SOY EMPRENDEDOR



Siempre tengo excelentes ocurrencias. Sin embargo, después de admirar las geniales ideas que surgen de mi cabeza, algo me hace pensar que si aún no se le ocurrió a nadie es porque se trata de un disparate mayúsculo en el que no vale la pena perder el tiempo.

domingo, 17 de junio de 2018

MEDICINA, RELIGIÓN E IZQUIERDA



La industria farmacéutica se vale de los médicos para comercializar lo que producen. Los médicos que usted y yo consultamos para curarnos son vendedores que reciben estimulantes comisiones por hacernos tomar las drogas de sus empleadores (Bayer, Roemmers, etc., etc.).

Como en occidente somos cristianos, creemos ser culpables (enfermos) y súbditos de un solo Dios, omnipotente, severo, vengativo, autoritario, cruel. Así es nuestra medicina.

La izquierda pregona la igualdad, entonces vamos al médico, este encuentra que somos diferentes por la presión arterial o por el colesterol o por la glicemia y nos dice qué droga tenemos que tomar para poder ser iguales a los demás. Nosotros, súbditos atemorizados, culpables de todo, expuestos a terribles condenas, tomamos “religiosamente” esa droga con la que volveremos a ser iguales a los demás como manda la izquierda.

En suma: usted y yo somos esclavos de la izquierda, del cristianismo y de la medicina.

sábado, 16 de junio de 2018

SEXBOTS



Muchos informáticos trabajan para crear “sexbots”, robots eróticos.
Soy pesimista.
Según mi interpretación de la realidad, la Naturaleza está desestimulando la función sexual reproductiva de nuestra especie.
Antes de alcanzar éxitos en la creación de robots eróticos creo que la química podrá encontrar fármacos para ser consumidos por la pareja que los estimule para una relación sexual exclusivamente recreativa y no reproductiva.
Si así ocurriera, espero que se mantenga alejada de la comercialización ilegal.

“DECIME PORQUERÍAS”



Como todos los mamíferos, la hembra humana también se encarga de seducir al varón que la fecundará. Puesto que en nuestra cultura se la critica si cumple con ese mandato Natural, ellas acumulan una molesta represión.
Esto explica por qué tantas damas se excitan con las expresiones groseras y malsonantes verbalizadas durante el coito.